Los 5 problemas de los profesionales con negocios físicos que a NADIE le interesa solucionar (ni al gobierno).

Hemos llegado a un punto en el que, que tengas un negocio ha dejado de ser interesante para los políticos y con ello se ha perdido no sólo el reconocimiento por parte de la sociedad, si no todos los incentivos para mantener o ayudar a pymes y autónomos.

Podemos pasarnos horas hablando de cual es la causa y quienes son los que salen beneficiados de esto, pero lo más importante es ser conscientes de la realidad que te ha tocado vivir en el mundo en el que te mueves hoy.

Déjame contarte la verdad sobre los 5 problemas de los profesionales con negocios físicos a los que te enfrentas cada día y que convierten tu trabajo y tu día a día en algo que nunca fue lo que esperabas cuando abriste y por supuesto, con lo que no soñabas.

Estudiar, formarse e invertir para acabar cobrando poco más que en un McDonalds.

Es absurdo, tanto que si comentas el sueldo que queda después de pagar gastos e impuestos en cualquier parte del mundo sienten una especie de risa/pena ya no solo por la cantidad de costes si no por las pésimas coberturas y reconocimiento social.

Con estas condiciones, que encima van cada vez a peor, hay una pregunta que hacerse ¿Es rentable abrir un negocio físico para acabar teniendo estas condiciones y que encima la sociedad y los políticos te demonicen? La respuesta más directa sería no, pero hay solución.

No tiene ni pies ni cabeza pagar autónomos, pagar alquileres, estudiar, formarse y reciclarse para competir por precios como un Groupon por 10€ la hora. Y no te creas que eso de cobrar 10€ te mejora mucho la situación. ¿Cuantos clientes tienes que tener al día para tener un sueldo que te permita vivir?

Siento ser franco pero es la pura realidad. Desarrollas un trabajo que requiere formación y con una carga laboral alta pero hay meses que cobras poco más (y a veces incluso menos) que en un empleado de McDonalds. Puede que estés trabajando con ofertas y plataformas tipo Groupon y cobres 10€ por cliente ¿De quién son esos clientes? ¿Quien pone las condiciones? Te tienen a su merced, bebiendo su mano y pueden apretarte hasta donde ellos quieran y darte sus migajas,

En los negocios físicos que no están en internet las condiciones de trabajo son pésimas, mendigando y sobreviviendo con el boca a boca. En sus vecinos de villa rriba, los negocios con presencia en Internet, las cosas no son muy diferentes y si quieres aumentar tus ingresos, solo puedes hacerlo a base de aumentar tus horas en redes sociales y estar en Internet mas que una Kardashian , trabajar las redes sociales hasta límites insospechados. Eso sí, siempre con miedo a que te cierren la cuenta…

Al final, teniendo en cuenta la inversión total a hacer y el retorno esperado si sigues el camino tradicional, es más rentable trabajar para otro.

Los autónomos y pymes se sienten más presos de su jornada laboral que en Alcatraz.

Otra realidad que no esperabas y con la que convives cada día es la interminable jornada laboral que te tiene trabajando del amanecer al anochecer, sin descansos, fines de semana ni vacaciones pagadas.

Ya sea porque no te llega para contratar a nuevos empleados dado que no tienes ingresos previsibles o porque tu negocio lo necesita, siempre acabas necesitando pasar una brutalidad de horas trabajando en tu centro para tener un sueldo y que no se lo coman los gastos de personal.

Solo hay una vía para aumentar tus ingresos si sigues el método tradicional. Si tienes consulta, necesitas más horas de consulta. Si haces tratamientos, tienes que hacer más tratamientos. ¿12h?¿24h?

Pero todo tiene un límite. El límite te lo pueden poner si trabajas para terceros o te lo puedes poner tu mismo. Ninguna de las opciones es buena, quien sufre las consecuencias es tu familia y tu mismo a costa de tu salud o de tu divorcio.

De uno u otro modo, si sigues dependiendo de terceros (Redes Sociales, Groupon, Ofertas) para captar clientes, siempre acabas siendo el eslabón mas débil. ¿Por qué? Pues porque al pagar tan poco por cliente, cuanto más trabajas, más ganan ellos y encima tu marca se ha ido al garete con tanto descuento. Siempre acabas con el pan para hoy y hambre para mañana.

El modelo de trabajo en centros, despachos y consultas se ha convertido en una fábrica de servicios “low cost”.

Hace años, durante la crisis, emprender, montar negocios, desarrollar tu potencial, ser tu propio jefe o ser el dueño de tu vida era lo que desde las administraciones anunciaban a bombo y platillo que tenías que hacer. Ahora, los negocios (sobretodo físicos) vuelven a estar en el abandono absoluto, cuotas de autónomos altas, impuestos que suben, salarios de empleados que suben, los empresarios son el mal, hay que castigarlos.

¿Qué calidad de servicio puedes ofrecer a un cliente por el que un mero intermediario te paga 9€ en una primera cita y que normalmente nunca va a una segunda?

Ten en cuenta que a todo eso tienes que restarle el porcentaje que se queda la administración, ayuntamiento y comunidad en la que trabajas y la cuota de autónomo y el IRPF que tienes que pagar sí o sí. ¿Cuánto queda de cada venta?

Por cierto, eso de ser autónomo no es como en otros países donde no pagan cuota alguna, y si encima fueras un falso autónomo, con un único cliente, lo único que tienes son obligaciones y ninguna ventaja.

No te engañes, si solo tienes un cliente, por grande que sea, estás en lo que se conoce como autónomo dependiente, porque tienes unos horarios impuestos por otros y sin coberturas, y lo peor de todo, estás a su merced, si cancela tu contrato, tu cierras tu negocio.

Te sientes poco (o nada) valorado por tus clientes y quizás ni por tus familiares.

No ganas un sueldo acorde a tu formación y tu esfuerzo pero al menos eres un profesional de reconocido por tus clientes, que pagan el precio sin regatear y además eres ampliamente aplaudido y reconocido por tus familiares y amigos, que reconocen por tu valentía y labor social creando empleo.

Suena bien ¿Verdad? Pero no es así…

  • La realidad es que cuando trabajas con ofertas, los clientes van a ti por la oferta, porque eres lo más barato. Punto.
  • Cuando están haciendo buzoneo, la mayoría de tus pacientes te han encontrado de casualidad y no son ni de lejos tu público ideal. Aquí hay poca relación y cuesta mucho trabajo fidelizarlos.

Ya sea a través del boca a boca o de estrategias de promoción clásicas, el resultado es el mismo, tienes un negocio esclavo de la suerte.

  • Con los descuentos. La inmensa mayoría de los clientes que llegarán serán buscadores de ofertas, auténticos Sherlock Holmes de lo barato, clientes que no pisarán tu centro, clínica, despacho o consulta si no es con un descuento del 80%. Analiza cuantos clientes recurrentes has conseguido con «el ofertismo» y asústate, haz la prueba.
  • Con el boca a boca los procesos son similares y el objetivo es el mismo, que lleguen clientes. En el boca a boca no hay manera de predecir ni objetivos ni ingresos, un mes puedes ganar 3000€ y otro ganar 500€, pero tus costes son siempre iguales o más, no parece una buena idea depender del universo para generar ingresos, el banco te cobra la hipoteca cada mes esté la Luna en Venus o en Marte.

Los jefes de las multinacionales lo que quieren es verte como un buen esbirro, sentado en la mesa con tu ordenador viendo como pasas miles de horas promocionándote en sus redes, creado contenido y aumentando las tasas de uso para sus plataformas, todo esto sin parar, para hacer crecer sus ingresos sin esfuerzo ninguno.

Mientras tu te deslomas y no consigues clientes . A ver así quien consigue clientes por Internet sin una estrategia…. pero ellos no te la van a enseñar, no les interesa, mejor que pagues su publicidad.

A nadie le interesa que tu situación cambie, un negocio que sufre genera mas tasas y comisiones.

Con lo que te he contado hasta ahora, te resultará sencillo entender porque a nadie, salvo a ti, interesa que esta situación cambie.

Un negocio que funciona no genera comisiones extras a los bancos, intereses por retrasos a las administraciones, multas o tasas varias y todo eso es bastante goloso. Lo mejor es que tu negocio se mantenga vivo pero que no despunte mucho y que pague cada mes más y más.

Quizás a los clientes les interesaría tener un mejor servicio pero están engañados por la sensación de poder tener algo premium cuando en realidad es un low cost total.

A ellos lo único que les han contado es que van a poder tener un servicio de calidad pagando poco (y a veces no tan poco) porque al final todos los profesionales son iguales. Al fin y al cabo ¿para qué sirve pagar más? voy a ver si puedo regatear algo, deben pensar, al ver como todas las empresas luchan por precio.

La realidad es que el sistema de promoción tradicional de los negocios físicos se ha convertido en un sistema caduco, que cada vez depende más de terceros, de ofertas, descuentos, plataformas que no controlas y un sin fin de barreras que te llevan a la neo-esclavitud, miles de horas haciendo tareas que no te reportan nada.

Bueno, realmente no todo está perdido. Hay clientes que son conscientes de esta situación y que han cambiado su manera de invertir cuando se trata de servicios que necesitan, buscan calidad y fidelizan rápido, pero ahora estos clientes llegan un poco como una lotería. ¿Verdad?

El principal problema de las pymes y autónomos es depender de la suerte, pero no está todo perdido.

Quiero acabar este artículo con una reflexión que me gustaría que te sirviera para plantearte todo perspectiva realista y no pesimista. La oferta/demanda/resultado.

En este sector, la oferta y la demanda cosa no funciona exactamente como debería porque el mercado lo estamos adulterando nosotros , los profesionales, aceptamos unas reglas de juego impuestas por terceros que en nuestra contra. Déjame que te lo cuente rápidamente.

  • Hace unos años había muchos parados y sobraba mano de obra. Eso hizo que los salarios cayeran y unido a la crisis convirtió a España en el paraíso de las ofertas y las empresas low cost, miles de empresas tipo Groupon o aseguradoras low cost salieron al mercado prometiendo el milagro de los panes y los peces.
  • Por el contrario, ahora cada vez más personas se han cansado del low cost y quieren resultados, pues ven que pagar poco pero al final estar igual, no resuelve nada.
  • Es cierto que cada vez hay mas competencia, un intrusismo laboral que sumerge en la niebla a esos buenos profesionales , aquellos que casualmente no entraron en el aro de las ofertas.
  • Los buenos profesionales siguen vivos (a pesar del esfuerzo de administraciones y multinacionales por lo contrario) debido a la gran necesidad de buenos profesionales especializados y bien formados, profesionales que si lo hicieran medianamente bien, desbancarían a los intrusos, pero la realidad es que se quedan sin hacer nada.

Mientras dure esta situación, una situación en la que los buenos profesionales siguen dependiendo de la suerte para conseguir clientes y los malos profesionales luchan por precio destrozando el sector, no habrá ninguna mejoría significativa en las condiciones de los autónomos y pymes.

Aquí todos miran hacia otra parte y ponen parches, se arregla todo mirando hacia otro lado o bajando precios, y con el Low Cost destruyendo sectores antiguamente fuertes (dental, cirugía, peluquería, agencias, etc…) y maquillando las cifras de facturación parece que la atención es magnifica y que los negocios atan perros con longanizas.

Cuánto mas participemos en este juego del descuentazo y depender del boca a boca, más dinero van a ganar las multinacionales, aseguradoras y redes sociales, quien mas dinero tiene para invertir en promoción gana, y si tienes un buen sistema, ganaras.

Cuanto más dependamos de la suerte, más fuertes van a hacerse ellos y más complicado lo tendrán los autónomos y pymes y lo más llamativo es que ninguna de las instituciones y gobiernos que deberían velar por los intereses de tejido empresarial, te ayudan a mejorar esto.

¿Cual crees que es la solución para los negocios físicos?

Cuéntame tu historia en los comentarios. Te escucho.

2 comentarios en “Los 5 problemas de los profesionales con negocios físicos que a NADIE le interesa solucionar (ni al gobierno).”

  1. Me he visto reflejado en el articulo. Aquí en Alicante la tendencia es una lucha de precios que provoca que la mayoría de los servicios sean de muy baja calidad. Además, la mala educación de poner verde a la competencia.

    Estoy harto de que todo el mundo me aconseje «Aunque sea poco dinero, por lo menos te entra algo». Con este metodo eres siempre el «Baratillo». El día que quieres cobrar teniendo una rentabilidad, te miran mal y te dicen UFFF eso es carísimo.

    No se cual es la solución. Quizás que los empresarios de cada gremio se unan y pongan un precio mínimo por su trabajo. Que no ocurrirá nunca…

    1. Rubén de Gracia

      Hola Julio,

      Desde luego con la crisis el low cost floreció mucho, pero lo que no tiene sentido es que sigamos luchando todos por precio y luego nos quejemos de que el servicio no es bueno y acabemos comparando todo en base a los precios tipo «cheque regalo/oferta/cupón». Al final esto solo beneficia a las empresas intermediarias.

      La unión en gremios está un poco complicada a día de hoy, pero lo que se puede hacer es utilizar la estrategia «del salmón», tratar de destacar por algo mas que ser el precio mas barato y destacar por servicio o calidad ¿Cómo conseguirlo? Estrategia mas allá del cliente para hoy, hambre para mañana, que te compren por ser «tu».

      Nadie se queja por comprar iphones a 700€ pero si por arreglarse los dientes, hacerse fotos de un dia único o resolver un problema real.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *